RíoenLínea
Judicial Martes 21 de Enero de 2020 | Publicado a las 16:01 | Actualizado a las 22:54

Universidad San Sebastián se querelló por toma y lanzamiento de bombas molotov a su sede en Valdivia

Publicado por: Germán Pérez
Visitas 3948
Universidad San Sebastián | Captura Google Maps

La Universidad San Sebastián presentó una querella por la toma de su sede en Valdivia y por el lanzamiento de bombas molotov a dependencias del plantel educacional.

De acuerdo a información obtenida por RioenLinea, el pasado martes la Universidad San Sebastián presentó ante el Tribunal de Garantía de Valdivia una querella criminal contra quienes resulten responsables por los delitos de violación de morada y por infracción a la Ley del Control de Armas, esto último por el lanzamiento de bombas molotov.

Según lo que detalla el plantel universitario en la querella, uno de los hechos ocurrió la madrugada del 2 de diciembre, cuando un grupo de unas 42 personas ingresó al Edificio E de la sede de Valdivia.

“Para lograr ingresar a recinto universitario, el grupo de desconocidos escaló el muro divisorio con el Conservatorio de Música de la UACH y luego de ello, además procedieron a fracturar, mediante el uso de un Napoleón, las cadenas y candados que resguardan la reja frontal del citado inmueble. Luego haber sobrepasado dichas barreras, los desconocidos intentaron ingresar al lado sur del edificio a través de las puertas que queda precisamente en el centro de monitoreo de circuito cerrado de televisión. Como los guardias, que en un número de 6 se encontraban esa noche en el edificio, no los dejaban entrar, comenzaron a forzar las puertas, mientras otros sujetos levantaban las manos”, se especifica en la acción judicial.

También, se precisa en la querella que: “Una vez logrado el cometido de forzar las puertas ingresaron al recinto, razón por la cual, los cinco guardias presentes en el inmueble, se refugiaron en la sala de monitores, donde un grupo de encapuchados fue a exigirles la entrega de las llaves del edificio, insultándolos y amenazándolos que si no lo hacían los cubrirían con el polvo químico de todos los extintores que allí había para apagar incendios”.

Asimismo, se relata que una vez en el interior, “los sujetos sacaron parte del mobiliario de las salas E102, E102 y E103, especialmente sillas, las que colocaron en la reja exterior antes referida, de manera visible desde la calle General Lagos”.

Tras ello, el entonces vicerrector, Angelo Romano, pidió la intervención de Carabineros, siendo detenidos unos diez estudiantes del plantel educacional, que participaron de la toma.

Por este hecho, la USS asegura en el escrito que se reserva el derecho de ampliar la querella por la comisión de otros delitos, como el de robo en lugar habitado y daños.

El segundo hecho, ocurrió –según la querella- la madrugada del 29 de diciembre, cuando “al menos cuatro desconocidos premunidos de capuchas para ocultar sus identidades, procedieron a atacar desde la vía pública otro sector del recinto de la Universidad San Sebastián, ubicado en la calle Vicente Pérez Rosales 1095, donde funciona el Centro Médico Docente Asistencial. Los desconocidos, junto con lanzar objetos contundentes premunidos de hondas, arrojaron 3 artefactos incendiarios también denominados “bombas molotov” con el objeto de incendiar el referido centro médico y las garitas de seguridad donde se encontraba el personal de guardia. Gracias a la oportuna acción de los guardias, se logró apagar el incendio mediante el uso de los extintores disponibles en el edificio”.

En ese sentido, se afirma que posteriormente “los desconocidos se dirigieron a la calle General Lagos, procediendo a lanzar objetos contundentes, como piedras y trozos de asfalto, logrando destruir ventanales de los edificios E y A de la sede universitaria”.

La USS solicitó se remitan los antecedentes al Ministerio Público y se dé orden de investigar a la Policía de Investigaciones, citándose a declarar al exvicerrector Angelo Romando, personal administrativo y a los guardias de la empresa de seguridad externa “J&M”.

RioenLinea, intentó obtener un pronunciamiento de parte de la Universidad San Sebastián, desde donde declinaron emitir comentarios respecto a este tema, debido a que existe un proceso judicial en curso.

La querella ya fue admitida a trámite por parte del Tribunal de Garantía de Valdivia.

Todo esto, se da tras un tenso clima al interior del plantel educativo que se arrastra desde el estallido social y que dejó varias movilizaciones de estudiantes, reestructuraciones administrativas y desvinculaciones de docentes.

Comentarios