RíoenLínea
Medio Ambiente Jueves 22 de Abril de 2021 | Publicado a las 00:09 | Actualizado a las 09:49

Familia Petermann nuevamente bajo la lupa: El historial de infracciones al medio ambiente

Publicado por: Equipo RioenLinea
Visitas 10837
Fotografía archivo | Huilo Huilo

Nuevamente la familia Petermann, dueña de la Reserva Biológica Huilo Huilo, sale a la palestra por su cuestionado comportamiento frente al cuidado y preservación del medio ambiente en Panguipulli, donde acumula más de 100 mil hectáreas de bosque.

Pese a que su misión y visión de empresa tiene como eje central el turismo sustentable, aquello dista de la realidad. Esto tras conocerse otra posible infracción al medio ambiente, luego que se constatara que intervino el cauce de un río con maquinaria pesada.

Lo grave es que no se trata de cualquier caudal, sino el que nace del glaciar que forma parte de la Reserva Nacional Mocho Choshuenco en Panguipulli y que luego se transforma en el río Blanco, colindante al extenso predio propiedad del ingeniero Víctor Petermann.

Pero el historial de irregularidades medioambientales que rodean a la familia controladora del holding Tehmcorp -que agrupa a 21 empresas-, no es reciente. En un reportaje, CIPER reveló que la Mina Panales, propiedad de Petermann y explotada por la Minera Esparta, funcionó desde 2012 sin autorización, en la Región Metropolitana.

De esto hay diversos pronunciamientos, tanto de la justicia como de entidades de Gobierno. En su momento, ni la Corte Suprema, ni la Superintendencia de Medio Ambiente pudieron paralizar las faenas de extracción de cobre que afectó a la Quebrada de la Plata, una de las últimas zonas de preservación ecológica de esa zona.

Un año después y casi a mil kilómetros de distancia al sur de Chile, en Panguipulli, otra mala práctica de Víctor Petermann, quedaría al descubierto: La construcción ilegal de una central de pasada. Esta no había sido informada al Servicio de Evaluación Ambiental, lo que motivó una auto denuncia. El 2016 y por este mismo caso, el empresario fue eximido del pago de 100 millones de pesos, al ejecutar al pie de la letra el plan de cumplimiento fijado por la autoridad.

Pero la figura de Petermann no sólo ha estado envuelta en problemas medioambientales. En septiembre de 2019, RioenLinea reveló que fue formalizado por delito tributario, por lo que debía pagar una millonaria multa, al percibir devolución de impuesto a través de un supuesta “empresa de papel”.

Dos años han pasado y Huilo Huilo vuelve a hacer noticia. Esta vez por intervenir el cauce natural de un río hacia la Reserva Biológica. CONAF y la Superintendencia de Medio Ambiente (SMA), corroboraron la veracidad de la denuncia que primero hicieron los vecinos de la zona.

Tras una visita a terreno, el Jefe de la SMA en Los Ríos, Eduardo Rodríguez, dijo que “hay antecedentes que ya se presentó una auto denuncia (…) Lo que corresponde determinar es si esa intervención de cauce se relaciona con la Central Hidroeléctrica Truful, que en este momento no se encuentra en operación, sin embargo hay que determinar si efectivamente esas obras tenían relación con esta central que cuenta con permiso ambiental del año 2015”.

Paralelamente, la Fiscalía abrió una investigación penal, que comenzó con diligencias encargadas a la Brigada de Delitos contra el Medio Ambiente y el Laboratorio de Criminalística de la PDI. En tanto, la empresa reconoció la intervención del río, dejando a las autoridades que “resuelvan según corresponda”.

Si bien Víctor Petermann ha sido la cara visible de los movimientos del holding, en los últimos años parte del clan familiar también tomó protagonismo. Es el caso de su hija, Alexandra Petermann, vicepresidenta de la Fundación Huilo Huilo. El mismo parentesco tiene Andrea Petermann, quien figura como integrante del directorio, siendo actualmente candidata de la UDI  a la Convención Constituyente.

Comentarios