RíoenLínea
Educación Sábado 27 de Junio de 2020 | Publicado a las 21:50 | Actualizado a las 21:53

Facultad de Ciencias Jurídicas de la UACh contradice al Directorio y pide investigación externa

Publicado por: Germán Pérez
Visitas 7809
Imagen de contexto | RioenLinea

El Consejo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad Austral de Chile, salió a contradecir al Directorio del plantel, ante la disputa por la imparcialidad de la Contraloría interna para llevar a cabo la investigación por presuntas irregularidades.

Revuelo generó esta semana la denuncia que la expresidenta del Sindicato de Docentes de la UACh, Claudia Letelier puso en conocimiento del Rector Óscar Galindo, a través de un texto donde se dan a conocer una serie de presuntas irregularidades, que incluirían a la esposa de dicha autoridad universitaria, así como la contratación de asesores por parte del Vicerrector de Gestión Económica y Administrativa, con sueldos superiores a los dos millones de pesos; presuntos conflictos de interés; aparentes pagos excesivos de viáticos; denuncias de acoso y maltrato laboral; pone en duda el manejo del patrimonio institucional y los recursos fiscales que son entregados a la universidad.

Ante ello, el Rector Galindo solicitó a la Contraloría interna de la UACh una investigación, lo que no acalló las críticas, muy por el contrario, ya que el Sindicato de Docentes cuestionó que dicho ente se encargue de la indagatoria y que incluya al SINDOC en la pesquisa.

A esto, se sumó un pronunciamiento del Directorio, que este sábado salió a respaldar la determinación de Galindo, de solicitar a la Contraloría interna el inicio de la investigación, asegurando en una declaración que dicho ente contralor es “un órgano de carácter autónomo”, lo que daría garantías de “imparcialidad”.

“Es importante enfatizar que la Contraloría es un órgano de carácter autónomo, responsable del control de la aplicación de la reglamentación y del debido uso de los recursos por parte de todas las autoridades, del Consejo Académico, del Directorio y del Consejo Superior Universitario y, en general, de todos los integrantes de la comunidad universitaria. Esta autonomía en el ejercicio de sus funciones da garantías suficientes de imparcialidad y objetividad en las investigaciones y resoluciones que adopte conforme a ellas”, se explicita en la declaración del Directorio.

Sin embargo, más tarde, sería el Consejo de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales el órgano universitario que saldría a contradecir al Directorio de la UACh.

En una declaración, la Facultad de Ciencias Jurídicas, asegura que la reglamentación interna “además de declarar explícitamente que el Contralor no es autónomo respecto del Directorio, muestran que la “autonomía del Contralor” no implica la suficiente independencia e imparcialidad para poder investigar adecuadamente y, eventualmente, sancionar muchos de los hechos denunciados. Conforme a nuestra propia institucionalidad, y de manera expresa, resulta que el Contralor es un trabajador sometido a la confianza y subordinación del Directorio”.

Además, el consejo de dicha facultad cuestiona que en su resolución, la Contraloría “ha realizado un pronunciamiento que afecta su imparcialidad, porque no solo decidió instruir una investigación respecto de los hechos denunciados, sino también iniciar otra para determinar si acaso «la investigación realizada por el sindicato docente de la Universidad Austral de Chile se realizó dentro de los marcos de la legalidad vigente y de las disposiciones reglamentarias internas». Esto, junto con debilitar su necesaria imparcialidad, ha producido el contrasentido de investigar a quien ha realizado la denuncia”.

Por último, desde la facultad aseguran en esta declaración que aún “si la Contraloría UACh tuviera óptimos niveles de independencia e imparcialidad, ocurre que la gravedad y la complejidad de los hechos denunciados, junto con las calidades de las personas involucradas, determinan que, cualquiera sea el resultado de una investigación interna, esta no logrará satisfacer el estándar exigido por la opinión pública respecto del total esclarecimiento del conjunto de los hechos. En consecuencia, si se pretende descartar toda duda respecto de los hechos denunciados, resulta imprescindible que su investigación se realice de manera externa a la propia Corporación”.

Comentarios