RíoenLínea
Judicial Miércoles 30 de Octubre de 2019 | Publicado a las 15:24 | Actualizado a las 16:21

Desnudamientos a menores y torturas: Las denuncias de violencia institucional de Agentes del Estado en Los Ríos

Publicado por: Cristofer Bilbao
Visitas 4624
Imagen de contexto | RioenLinea

Intensas manifestaciones sociales se han efectuado a nivel nacional desde el pasado viernes 18 de octubre, las que comenzaron luego de que un grupo de estudiantes se organizara para realizar “evasiones” en el metro de Santiago.

Sin embargo, esta manifestación comenzó a tomar más fuerza y apoyo de la ciudadanía, quienes comenzaron a sumar un pliego de demandas sociales e incluso la renuncia del Presidente de la República, Sebastián Piñera.

Las manifestaciones rápidamente comenzaron a expandirse a todas las regiones del país, lo que tuvo como respuesta, que el Gobierno declarara Estado de Emergencia para todo el territorio nacional, exceptuando la Región de Aysén.

En la Región de Los Ríos, las manifestaciones comenzaron a ser autoconvocadas y la primera jornada, el sábado 19 de octubre se generaron disturbios que posteriormente decantaron en serios destrozos y saqueos en el centro de Valdivia. La respuesta del Intendente César Asenjo a las manifestaciones en la zona fue solicitarle al -entonces- Ministro del Interior, Andrés Chadwick, que se declare Estado de Emergencia para la capital regional. Acto seguido, el Jefe de la Defensa Nacional, General Joaquín Morales Burotto, decretó el mismo domingo 20 de octubre lo que sería la primera noche de Toque de Queda para Valdivia.

  • Noches bajo Toque de Queda

La primera noche de Toque de Queda en Valdivia, según el reporte oficial entregado por el Gobierno y el Jefe de la Defensa Nacional en Los Ríos, fue de 25 aprehendidos, según las palabras del mismo Intendente Asenjo, estas personas fueron detenidas “porque circulaban en Toque de Queda”. El número de personas que fueron detenidas, obviamente fue aumentando con el paso de los días, al igual que los lesionados y personas que denunciaban vulneraciones de derechos durante los procedimientos adoptados por parte de las Fuerzas Armadas.

Fueron cinco las noches en las que Valdivia estuvo bajo el resguardo militar y policial. En las diferentes poblaciones se podía ver cómo a pesar de la medida decretada por el Gobierno y el Jefe de Defensa Nacional, los vecinos y familias se organizaban para realizar sus cacerolazos y en otros sectores barricadas, con el objetivo de continuar movilizados.

Incluso, durante los días más álgidos de movilización nocturna bajo el Toque de Queda, se viralizaron imágenes del sector de Barrios Bajos y otras zonas de Valdivia, en las que se puede evidenciar cómo los militares disparaban a quienes se reunían en torno a las barricadas, lo que también fue denunciado por vecinos de otras poblaciones de la ciudad.

  • Acusaciones de torturas

Uno de los hechos más graves que ha sido denunciado hasta ahora, dice relación con el caso de un joven, que fue apresado por militares, quienes lo redujeron violentamente por estar circulando en la vía publica tras el inicio del Toque de Queda.

La víctima asegura que fue reducido en el suelo, esposado con elementos plásticos que le produjeron lesiones visibles. Tras esto, los uniformados se habrían comenzado a turnar para patearlo en la cabeza y en diferentes partes del cuerpo e incluso habrían comentado entre ellos “este es el concha de su madre que anda gritando hueás”, “matémoslo a puras patás en la cabeza”.

Uno de los tantos golpes que le habrían propinado, fue con un rifle, el que le dejó una herida abierta en la cabeza.

El joven, luego de haber sido constantemente golpeado, fue subido a un camión, supuestamente para ser trasladado hasta la Primera Comisaría de Carabineros de Valdivia. Sin embargo, -asegura- lo trasladaron a diferentes sectores de la ciudad, pero fue cuando llegó hasta la población San Pedro, que preguntó qué pasaría con él, sin obtener más que nuevos amedrentamientos de parte de los uniformados.

Fue en la misma población, que el camión se detiene y un funcionario dice “cubran a este culiao”, por lo que le pusieron una lona oscura, con el objetivo de que no sea visto por los vecinos del sector. Minutos después, los funcionarios se bajan a conversar con las personas que se encontraban jugando a la pelota.

Según el relato, los militares en este lugar se bajaron a hablar con los pobladores que estaban jugando fútbol, comenzaron a dialogar con las personas, aconsejándoles que se manifestaran pacíficamente, con una actitud muy amable, totalmente distinto al trato que le dieron a él.

Luego de que pasaron 40 minutos de un proceso aparentemente irregular, el joven fue liberado en el Parque Krahmer. Ahí lo bajaron del camión, le hicieron poner las manos en alto, lo habrían apuntado con un arma de fuego y lo habrían amenazado con que se si se daba vuelta, le dispararían, mientras le decían “ahora te vai a ir derecho a tu casa delincuente culiao”.

Los exámenes psicológicos realizados a la víctima demostrarían que quedó con secuelas tras este hecho, ya que tiene pesadillas donde sueña que lo secuestran. Durante el día cuando transita tiene la sensación de que es constantemente perseguido.

Por este caso, el Instituto Nacional de Derechos Humanos, presentó una querella criminales por torturas, dado el relato de la víctima que podría ser uno de los más crudos de los días de Toque de Queda y Estado de Emergencia en Valdivia, donde las Fuerzas Armadas y de Orden estuvieron a cargo de resguardar la ciudad.

Imágenes del joven que acusa haber sido agredido por militares

Imágenes del joven que acusa haber sido agredido por militares

  • Desnudamientos a menores de edad

Dentro de los casos que pudo conocer el equipo de RioenLinea y tal como se informó oportunamente, son al menos tres los casos que se han podido recoger en la Región de Los Ríos, de menores de edad que -en el contexto de detenciones- fueron obligados a desnudarse frente a uniformados.

En los documentos donde se denuncian estas situaciones, -a los que tuvo acceso este medio- una de las víctimas, mujer, y de tan sólo 16 años de edad, relata que fue detenida junto a su pareja cuando transitaba por la vía pública, luego del inicio del Toque de Queda en Valdivia. Habría sido en ese instante cuando ambos -ella y su pololo- habrían comenzado a ser agredidos verbalmente por Carabineros, quienes se dirigían hacia ellos tratándolos de “pendejos culiaos”.

Al llegar a la comisaría, la joven acusa que se le pidió que se quite la ropa, a lo que se habría negado, generándose una discusión entre ella y las funcionarias que estaban a su cuidado, las que –según denunció- le habrían desprendido de su ropa en la parte superior, dejándola sólo con sostenes y pantalones. Tras esto, la menor afirma que fue víctima de tirones de pelo, zamarreos y golpes en su rostro por parte de las uniformadas.

En este caso, el INDH logró tener acceso al relato de la víctima, constatando que tenía lesiones visibles producto de los golpes, pero además un trauma psicológico que habría sido provocado por los constantes malos tratos que acusó y por lo cual el INDH interpuso una querella.

Caso similar debieron vivir dos adolescentes en la comuna de Río Bueno, por lo cual el INDH interpuso un recurso de amparo constitucional, donde uno de los menores asegura que fue detenido, “apresado violentamente resultando con el cuello lesionado, producto de ser golpeado contra la pared y contra el piso en reiteradas ocasiones, todo esto aun estando en el lugar de la manifestación”, según se precisa en la acción judicial. Una vez en la unidad policial, el joven de 16 años, habría sometido a nuevos golpes y vejaciones, donde le ordenaron quitarse su vestimenta y quedar sólo en ropa interior, prohibiéndole tomar agua y poder comunicarse con alguno de sus familiares o adultos responsables. El adolescente, habría identificado a un funcionario policial de apellido Soto como aquel que ejerció más violencia en su contra.

El mismo día y en el contexto de las mismas manifestaciones en la Plaza 21 de mayo, de la comuna de Río Bueno, Carabineros detuvo a otro joven, oportunidad en la que le habrían propinado golpes que lo dejaron con lesiones en la zona bucal. Una vez al interior del carro policial, el adolescente asegura que fue trasladado con otras siete personas, de las que al menos dos, también habrían sido –presuntamente- agredidas por los uniformados.

A este adolescente en ningún momento le habrían permitido comunicarse con su familia y también le habrían obligado a quitarse la ropa. Sin embargo, en esta oportunidad habría sido con más humillaciones, ya que –según denunció- los funcionarios policiales pisaron su ropa y luego fue obligado a caminar -en ropa interior- por un pasillo frente de otros efectivos de Carabineros, hasta llegar a un calabozo que se encontraba mojado.

En ambos relatos, los dos menores riobueninos habrían coincidido en identificar a un mismo funcionario, como uno de los que más habría ejercido violencia sobre ellos. De hecho, uno de los adolescentes asegura haber escuchado una conversación, donde efectivos policiales habrían manifestado su preocupación ante la posibilidad ser sancionados, con la expresión “ojalá no nos den de baja”, por los hechos que estaban cometiendo.

  • Vulneraciones de Garantías Constitucionales

De acuerdo a las acciones judiciales interpuestas, y a las que accedió RioenLinea, las personas relatan la violencia con las que fueron tratadas al momento de ser detenidas o interceptadas, recibiendo insultos e incluso impactos de perdigones a sólo metros de distancia y sin prestar algún tipo de asistencia médica, aún cuando en la mayoría de los casos, las víctimas obedecían sin poner resistencia a las órdenes de las autoridades uniformadas.

“Alto ahí conchetumadre”, le gritaron a una de las víctimas al momento de ser detenido y luego de haberle disparado a “quemarropa” con un elemento disuasivo, razón por lo que tras 90 minutos de espera lo llevaron a constatar lesiones. Pese a esto, Carabineros habría hecho caso omiso a las instrucciones del médico, quien ordenó que la víctima “debía mantenerse en reposo absoluto y con el pie en alto”, trasladándolo hasta la comisaría donde debió pasar la noche.

Otras de los denunciantes, aseveró que en medio de manifestaciones que se realizaban en avenida Ramón Picarte, Carabineros le disparó perdigones en el cuerpo, sin mediar algún tipo de provocación. Al no ser detenido, la víctima concurrió a realizar la constatación de lesiones, en la que se especifica que el joven resultó “herido en antebrazo derecho por perdigones”, por un “balín profundo (que) se prefiere no retirar”.

En el siguiente relato, al igual que en el anterior, la víctima fue atacada y lesionada por uniformados de Fuerzas Especiales, tras ser parte de una manifestación que se realizó en la Plaza de la República. Sin embargo, pese a que recibió desde muy cerca, cuatro impactos de perdigones por parte de Carabineros, no fue detenida y fue socorrida por un transeúnte quien la sacó del lugar y pudo ayudarla, ya que tras estos impactos se le hacía muy difícil caminar.

Dentro de las denuncias realizadas por víctimas de la represión policial en el contexto de manifestaciones, un menor de 17 años -quien se encontraba en compañía de su pareja y amigas-, acusó haber sido detenido por personal policial, lo anterior, sólo porque solicitó a un carabinero que le diera su nombre, ya que éste minutos antes, le había dado la instrucción de que se retire del lugar, lo cual estaba siendo grabado por la víctima. Sin embargo, los uniformados recibieron la orden de detenerlo, por lo que -según su relato- dos carabineros lo apresaron “uno tomándolo del pelo y otro ahorcándolo”.

De acuerdo a su denuncia, al interior del carro policial al menor le quitaron su celular, el que habría sido revisado por el chofer del vehículo, ya que cuando se lo devolvieron no contaba con el vídeo que había grabado minutos antes de su detención. Pese a que Carabineros le dijo al joven que debía pasar la noche en la comisaría por orden del juez, lo dejaron en libertad cuando la madre de la víctima llegó hasta las dependencias del edificio institucional, donde pidió explicaciones sobre el porqué de la detención de su hijo -las que no fueron entregadas- y presentó documentos médicos donde se acreditaba que su hijo tenía epilepsia.

Si bien los relatos descritos anteriormente, en los casos donde hubo heridas por proyectil en su mayoría son por perdigones, se registró un hombre de 53 años que mientras se desplazaba a pie por el sector de Norte Grande 2, de Valdivia, recibió un impacto de un arma de fuego en su tobillo derecho, luego de que militares se encontraban enfrentando a personas que habían protagonizado disturbios en dicha zona, hechos que fueron difundidos y denunciados ampliamente por redes sociales.

La víctima, quien no era parte de este grupo de manifestantes, al escuchar y sentir las “ráfagas” de disparos, levantó las manos y se escondió tras un árbol. Pese a esto igual fue alcanzado por un impacto que habría sido percutado por militares, por lo que vecinos lo socorrieron y llamaron a la ambulancia, que lo trasladó hasta el Hospital Base de Valdivia, donde se le confirma que “el disparo le produjo una fractura expuesta en el tobillo, además de haber quedado residuos y/o esquirlas del proyectil en el interior de su pierna”. En este caso, la víctima debió ser atendida en Urgencias dos veces, ya que luego de un día de haber recibido el impacto por parte de militares del Ejercito de Chile, la herida continuaba sangrando. Por este hecho, se interpuso una querella criminal por el delito de violencia innecesaria con resultado de lesiones graves

Otro menor, de 14 años de edad, que denunció vulneración de derechos, dijo haber sido arrestado por Carabineros en una plaza, donde transitaba normalmente como todos los días. Él relata que lo habrían tomado del cuello y lo habrían comenzado a “ahorcar”, para luego empujarlo al suelo y subirlo a un carro policial de la Subcomisaría Oscar Cristi Gallo.

La detención de este último, llama la atención, ya que lo habrían tenido sólo 15 minutos arrestado, sin haberle leído los derechos, ni haberse comunicados con sus padres, como lo ordena el debido proceso para menores de edad. Tras esto, él fue a constatar lesiones y en su documento de esta acción se detalla que resultó con lesiones de carácter leve, pero que además se le produjo un menoscabo psicológico con dicha aprehensión.

  • Casos registrados por el Instituto Nacional de Derechos Humanos

El Instituto Nacional de Derechos Humanos, entregó un reporte actualizado respecto de las personas que han sido detenidas, totalizando 72 personas arrestadas, de las cuales 23 son niños/as o adolescentes, 11 son mujeres y 38 hombres.

Respecto de las lesiones y personas heridas, en Los Ríos se ha podido constatar que 36 personas han sido atendidas o han dado aviso respecto de lesiones, de las cuales 21 corresponden a heridas con armas de fuego y 15 con otros tipos de elementos.

En un informe entregado por la institución, se dio a conocer que muchas personas denunciaron malos tratos y agresiones por parte de militares. Sin embargo, la mayoría de estos casos no terminaron en detenciones.

Las mayores vulneraciones de derechos que se han podido constatar, corresponden a aquellas detenciones que dicen relación con menores de edad a quienes no se les leen los derechos, se les mantiene en las mismas celdas que personas adultas y por lo demás, llama la atención que justamente son sólo menores quienes han sido víctimas de desnudamientos por parte de Carabineros.

Hasta el momento, el INDH ha presentado 12 acciones judiciales, de las cuales dos corresponden a querellas por violencia sexual, tres querellas por torturas, seis por apremios y un recurso de amparo constitucional.

Asimismo, aún se analizan once acciones judiciales que podrían emprender dentro de los próximos días. Número que podría aumentar, teniendo en consideración que las protestas en Valdivia continúan.

Paralelamente, la Fiscalía confirmó que actualmente se encuentran investigando al menos 20 denuncias por violencia institucional ejercida por Agentes del Estado, correspondiente a 24 víctimas, acusaciones provenientes de las comunas de Valdivia, La Unión, Río Bueno, Los Lagos, Mariquina y Paillaco.

Comentarios