RíoenLínea
Salud Martes 16 de Junio de 2020 | Publicado a las 12:35 | Actualizado a las 13:03

UACh desarrolla validación de nueva técnica para detección del COVID-19 que podría implementarse en Chile

Publicado por: Camila Oportus
Visitas 1283
Fotografía de contexto | Pexels

La Universidad Austral de Chile confirmó que se encuentra realizando una validación interna de la técnica desarrollada por un equipo de la casa de estudios para el testeo masivo de COVID-19, la cual fue puesta a disposición de autoridades para que sea implementada en el país.

Se trata de una iniciativa en la que trabaja un equipo de la Universidad Austral de Chile, para la detección de casos asintomáticos y presintomáticos de COVID-19, a través de una técnica de testeo masivo que es sensible, de alto rendimiento y que se caracteriza por ser más económica que la técnica individual. 

La iniciativa fue mencionada durante la mañana de este lunes y en el balance diario del Coronavirus que realizan las autoridades a nivel nacional, en donde la Subsecretaria de Salud, Paula Daza, explicó que el MINSAL evalúa la implementación de la técnica desarrollada por la UACh para la detección del virus. 

En ese sentido, el académico de la UACh y líder del proyecto, Claudio Verdugo, explicó que lo anunciado por la subsecretaria, “nos toma con mucha sorpresa, pero también con alegría, de alguna forma que las iniciativas que estamos realizando desde regiones puedan tener un impacto nacional”. 

El equipo lleva trabajando tres meses en la iniciativa, con el objetivo de apoyar y entregar una respuesta a la pandemia que enfrenta actualmente el mundo, para demostrar un aporte desde la investigación, el conocimiento y la academia. 

“Con esos objetivos un equipo interdisciplinario se unió y ha aunado fuerzas para estar a la altura de la universidad y tratar de entregar en parte una solución. Yo creo que justamente lo que nos hemos propuesto es testear de manera masiva en búsqueda de individuos que sean asintomáticos y presintomáticos, utilizando programas de vigilancia activa en distintos grupos de riesgo de la población, pero para eso se necesitaba una herramienta que sea escalable, replicable y utilizable en distintos contextos epidemiológicos y en distintas zonas geográficas del país”, informó Verdugo. 

De esta manera, el académico explicó que “llegamos a esta técnica que puede ser aplicable en pooling (grupo) y que podamos utilizar no solamente con el hisopado nasofaríngeo, sino que también con el uso de la saliva”. 

Actualmente, “estamos neutralizando los estudios pertinentes, es un programa piloto en el que llevamos trabajando varias semanas. Todos estos informes y resultados preliminares han sido puestos a disposición a las autoridades competentes”, agregó el especialista.  

En ese sentido, el académico de la UACh explicó que son las autoridades quienes deben tomar la decisión de aplicar la técnica o no.  

  • Técnica efectiva para el testeo masivo 

Según informó el académico, la iniciativa se ha desarrollado con bastante dinamismo, por los diferentes desafíos que han aparecido en el camino.  

“Al principio la torula no era un desafío, dábamos por hecho que estaba este insumo, y en la medida que fuimos avanzando nos dimos cuenta de que era un insumo crítico. Por lo tanto, en la etapa final de esta iniciativa nos propusimos crear una forma de análisis que fuese libre de torulas”, sostuvo Verdugo.  

Por ello, el equipo trabajó en un protocolo de detección del virus que sea libre de torulas, y además en tratar de que el flujo de la muestra obtenida por la saliva, se pueda llevar a una técnica de análisis de grupo, para realizar simultáneamente cinco o diez muestras de individuos, y así agilizar los procesos de testeo masivo 

Estas técnicas son muy buenas, pero para el testeo masivo, no para el eje de diagnóstico confirmatorio que realizan los diagnósticos clínicos. Los diagnósticos clínicos tienen que mantener el flujo del uso de la torula nasofaríngea, por lo menos durante toda esta etapa, lo cual es un rol fundamental que ellos tienen que seguir cumpliendo”, agregó el académico.  

En ese sentido, el especialista informó que el uso de la saliva y el uso de pooling, deben ir en otra vía, y ser aplicados para testeos masivos de programas de vigilancia epidemiológica activa. 

  • Validación interna 

Actualmente, el equipo se encuentra realizando una validación interna del proyecto, lo que se ha puesto a disposición de las autoridades y de otros laboratorios, para que también realicen la técnica, la puedan evaluar, la critiquen o vean cuales son los puntos débiles y puntos fuertes.  

La experiencia internacional con el virus que genera el COVID-19 nos dice que la saliva es una muy buena herramienta para la detección, por lo tanto, en casos de urgencia si seguimos esperando validaciones nos van a dar meses. Creo que a veces tenemos que dar saltos de riesgo y cualquier técnica de detección viral presenta ventajas y desventajas”, sostuvo Verdugo. 

  • Más económica que la técnica individual 

Respecto del costo del proyecto, el especialista informó que “al realizarlo en manera de grupos, cada vez que se corren diez muestras en el laboratorio es lo mismo que correr una sola muestra. Por lo tanto, podemos bajar el costo y el tiempo necesario para analizar diez muestras, por lo que si tenemos cien muestras podemos analizarlas con el tiempo y el recurso que estuviésemos analizando diez muestras”. 

Por ello, la técnica puede llegar a ser diez veces más barata que la individual, y cualquier costo se verá reducido si es que se acorta el número de reacciones por PCR, tiempo y personal necesario para realizar las muestras.  

Comentarios