RíoenLínea
Relatos Viernes 28 de Junio de 2019 | Publicado a las 09:14 | Actualizado a las 09:14

Tres historias para conmemorar el Día Internacional del Orgullo en Valdivia

Publicado por: Camila Oportus
Visitas 630
Bandera LGBTIQ+ | Archivo

Como ya es tradición, a nivel internacional hoy se celebra el Día del Orgullo LGBTIQ+ con diferentes actos para instalar la igualdad del colectivo. 

Esta celebración tiene lugar el 28 de junio, día en el que se conmemoran los disturbios de Stonewall en Estados Unidos de 1969, que marcaron el inicio del movimiento de liberación homosexual.

Los disturbios de Stonewall consistieron en una serie de manifestaciones espontáneas y violentas en protesta contra una redada policial que tuvo lugar en la madrugada del 28 de junio de 1969, en el pub conocido como Stonewall Inn, ubicado en el barrio neoyorquino de Greenwich Village.

Durante los últimos tiempos las banderas de la comunidad LGBTIQ+ se han alzado en nuestro país para demostrar el empoderamiento y la visibilización del colectivo, es por ello que a continuación te invitamos a conocer las historias de Caro, Pablo y Antonia, quienes comentan sobre su experiencia siendo parte del colectivo.

  • Caro Salinas – Intérprete musical

Se dio de una manera bastante natural” con estas palabras Caro, de 34 años, comienza un relato sobre cómo fue su experiencia al contar su orientación, la cual tuvo clara desde pequeña al sentir más afinidad con las niñas y fue descubriendo en su adolescencia.

Lo anterior lo describe como una buena experiencia, ya que “tuve la suerte de tener una familia que siempre me dejó vivir esa libertad sin mayor prejuicio, pero aún así una siempre tiene cierta resistencia a no contar o a no salir del sloseth como se dice”.

Fue motivada por el amor, dice que a los 24 años conoció a quien es su actual pareja, al llegar a vivir a Valdivia, con quien se proyectó en dicho momento. Además describe que nunca ha tenido la necesidad de esconderse y que siento bastante orgullo por quien soy y creo que es muy importante visibilizar que somos personas comunes y corrientes, que trabajamos, que tenemos sueños como todo el mundo”.

Caro realiza una invitación a empoderarse desde la identidad ya que “el hecho de tener una identidad clara nos hace pararnos frente a un mundo con mucha certeza y fuerza. Obviamente todos tenemos tiempos distintos. Siento que no hay que esconderse, pero creo que el llamado también a salir del closeth, se da de una forma muy natural, porque uno tiene que escuchar las señales, lo que en mi caso fue no querer esconderme por estar viviendo un amor tan bello que hasta el día de hoy mantengo”

  • Pablo Villa – Profesor

Pablo lleva desarrollándose como profesor diferencial desde el 2014, actualmente tiene 28 años y comenta que desde pequeño fue manifestando su atracción hacía niños, lo que, según cuenta, generó que sus compañeros le hicieran bullying. Pese a ello manifiesta que jamás hizo caso a los comentarios ya que “según la sociedad tu tienes que ser hombre y te tienen que gustar las mujeres, y frente a eso yo pensaba que también tenía que ser en mí”.

Dentro de los primeros acercamientos a hombres, a eso de los 19 y 20 años, Pablo comenta que se cuestionó debido a diferentes temas, entre ellos el religioso “porque soy muy creyente, entonces dije que eso no puede ser para mí”.

Bajo esa línea dice que el cuestionamiento nace porque las personas no quieren ser vistas como un bicho raro, sin embargo, luego “empecé a analizar, y dije si siento mayor atracción con un hombre que con una mujer, con quien sí lo podía tener, pero tenía que pasar un proceso, a diferencia de un hombre. Hasta que finalmente me decidí a contarlo”.

Al ser educador diferencial, Pablo afirma que vive inserto en la diversidad, ya sea personal, familiar, escolar, de discapacidad o sexual. En ese contexto dice que su forma de contribuir es “generando redes de inclusión a que lo que se cataloga como normal pase a ser un concepto común, porque todos podemos hacer lo que realiza el común de la gente y a mis estudiantes se los inculco de esa manera trato de que si nos gustan cosas distintas eso sea valido, es su preferencia personal y cada uno tiene su estilo personal, características, todos somos distintos”.

Pablo se rige bajo valores del respeto y la tolerancia, por lo que frente a actos de violencia y/o discriminación, que puedan suceder en la sociedad, comenta que “todos compartimos, tanto en la fila del supermercado, del banco, reservando un pasaje, porque si tienes estas conductas tolera mis decisiones, las conductas agresivas o de violencia creo que una sociedad culta y educada, el último recurso es la violencia”.

  • Antonia Medina – Activista

Llegó a Valdivia escapando del estrés de Santiago y actualmente es quien lidera Valdiversa. Comenta que descubrió su orientación de grande, cuando entró a la universidad y se enamoró de una mujer “antes me escondía a mi misma mi orientación sexual. Fui criada en una familia conservadora y educada en un colegio católico y fue difícil planteármelo, nunca me lo pregunté porque obvio que no era, y cuando entré a la universidad me enamoré y no me costó llegar a buenos términos con eso ni a mis padres, quienes quisieron aprender y aprender respecto al tema”.

Lo anterior lo define como una fortuna, ya que “no me costó y significó un tremendo avance a nivel personal poder darme cuenta y poder enfrentarme como tal, de la misma manera para mis padres”

Respecto del mensaje que podría entregar a las personas que se sienten con miedo o confundidas, Antonia dice que lo más complicado se produce en la adolescencia y pubertad, cuandocrees que no hay remedio para nada y en realidad todo va a pasar, y toda esa frustración e impotencia que están viviendo va a pasar, van a crecer y a conocer a mucha gente más como ellos, y hay un lugar para todos ya sea dentro del colectivo LGBTIQ+ como fuera de el”.

Bajo esa misma línea Antonia identifica un punto crítico en la educación “ver que hay educadores que desconocen, ignoran o discriminan y que, aparte de ser hirientes hacen muy complejo el desarrollo de aceptación y de integración social y el bienestar psicológico. Es algo que desarrollamos en Valdiversa intentando ir a la mayor cantidad de establecimientos y centros de salud en donde hay discriminación”.

Para finalizar la activista comenta que existe una discriminación LGBTIQ+ fobia, en donde ya no es socialmente aceptado hablar de ello y en los últimos meses esta fobia esta comenzando a salir del closeth, porque se le esta dando pantalla a discursos discriminatorios y de odio fuertes por la creación de partidos políticos o grupos sociales que los avalan, por lo que creo que el escenario esta complicado y violento”.

Su futuro lo ve siendo un agente de cambio y espera seguir formándose como activista, no sólo por los derechos LGBTIQ+, derechos humanos, derechos de los animales y continuar creciendo para ella y la comunidad.

Comentarios