RíoenLínea
Medio Ambiente Viernes 28 de Mayo de 2021 | Publicado a las 14:01 | Actualizado a las 14:01

Humedales Angachilla y Llancahue fueron oficializados como nuevos santuarios de la naturaleza

Publicado por: Camila Oportus
Visitas 3571
Humedal | Ministerio Medio Ambiente

El Consejo de Ministros para la Sustentabilidad aprobó la creación de los santuarios de la naturaleza en los humedales de Angachilla, y Llancahue, ecosistemas clave en la entrega de beneficios para comunidades locales y biodiversidad presente en las zonas.

Los humedales de Angachilla y Llancahue ubicados en la Región de Los Ríos fueron aprobados por el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad bajo la categoría de santuario de la naturaleza, en miras a proteger la biodiversidad y los servicios ecosistémicos, a través de la declaración de una categoría de área protegida que garantice su conservación y gestión a largo plazo.

“Estos nuevos santuarios de la naturaleza destacan no solo por las hectáreas que serán protegidas, con lo que el Plan Nacional de Protección de Humedales llega a las 231 mil hectáreas, sino también porque estamos otorgando figuras de protección que beneficiarán a las comunidades que viven cerca de estos humedales, permitiendo el cuidado de la biodiversidad de estas áreas y de los distintos beneficios para el bienestar humano, cultural y paisajístico”, afirmó la Ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt.

Las propuestas fueron llevadas a cabo por instituciones públicas, privadas, organizaciones sociales, científicos, autoridades, comunidades locales y vecinos, y consideran una superficie aproximada de más de tres mil hectáreas en conjunto.

Dichas zonas entregan beneficios fundamentales para la población que habita cerca de las zonas, como el aprovisionamiento de agua, control de inundaciones y regulación de aguas lluvia, mitigación del ruido, regulación de la temperatura ambiental y múltiples servicios ecosistémicos culturales.

El santuario de la naturaleza Humedales de Angachilla se encuentra en Valdivia, y contará con aproximadamente 2.025 hectáreas, en las que se incluye el río del mismo nombre, cuyo sistema de humedales está formado por los esteros Miraflores, Angachilla, Prado Verde, Las Parras, Las Gaviotas, y las lagunas de Santo Domingo.

La propuesta fue apoyada por un conjunto de organizaciones sociales y comunidades locales, contando con un amplio apoyo ciudadano, y su administración estará a cargo de la Corporación de Humedales de Angachilla.

El área posee cuatro ecosistemas relevantes altamente amenazados, como los humedales palustres, bosques ribereños como pantanosos y ecosistemas fluviales. La zona es hábitat de una alta biodiversidad compuesta por 121 especies de fauna y 145 especies de flora, varias de ellas en un estado de conservación amenazado según el Reglamento de Clasificación de Especies, entre ellas, la rana chilena y el huillín.

En tanto, la declaración del santuario de la naturaleza Llancahue, fue impulsada por la SEREMI del Medio Ambiente de Los Ríos, con participación del Ministerio del Bienes Nacionales al ser un Bien Nacional Protegido. La propuesta de protección considera una superficie de 1.277 hectáreas en la cuenca hidrográfica del estero Llancahue, que constituye una importante fuente de agua potable para la ciudad de Valdivia, además destaca por ser área en donde se desarrollan actividades con fines educacionales y científicos, principalmente impulsadas por la Universidad Austral de Chile (UACh).

Cerca del 80% de su superficie corresponde a ecosistemas boscosos de flora nativa del sur de Chile, entre los que destacan renovales de canelo (Drymis winteri), coigues (Nothofagus dombeyi), mixtos siempreverdes, así como bosques adultos de ulmo (Eucryphia cordifolia), tepa (Laureliopsis philippiana) y olivillo (Aextoxicon punctatum), siendo un sitio clave al albergar bosques templados lluviosos valdivianos.

Es importante destacar que el trabajo desarrollado en Llancahue ha sido reconocido por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y CONAF como un caso ejemplar de manejo forestal sostenible, especialmente por el foco en sostenibilidad e integración social.

Comentarios