RíoenLínea
Gamma Jueves 14 de Octubre de 2021 | Publicado a las 09:43 | Actualizado a las 09:43

Clásicos como King Kong y Drácula serán exhibidos en formato fílmico en FICValdivia

Publicado por: Camila Oportus
Visitas 350

En las secciones La Lección de Cine, Clásicos y Totalmente Salvaje se han agrupado nueve películas que transitan desde obras canónicas en la evolución del lenguaje audiovisual hasta la irreverencia de las películas de género y explotación. Todas serán exhibidas en formato fílmico en 16 y 35mm.

Tres son las secciones que se han ocupado de mantener vigente la estética y la vinculación con la imagen que permite la exhibición en material fílmico. En el contexto de la pandemia, esas propiedades se han vuelto mucho más relevantes como sinónimo de un tipo de vínculo que sólo es posible de manera presencial. Por eso, la programación que el FicValdivia ha incluido en su edición 28° tiene ese sabor cinéfilo que apela a un tiempo que parecía ya descartado.

La Lección de CineClásicos y Totalmente Salvaje son los tres espacios definidos para que el público se reconecte con la experiencia de la exhibición en celuloide y en conjunto ofrecen una mirada hacia aquellas películas que fijaron un norte en la evolución del cine y también cintas que, desde un área más popular, se plantearon según sus propias coordenadas.

La Lección de Cine incluye tres obras a estas alturas canónicas en la evolución estética del audiovisual, como son Los 400 Golpes (1958), de Francois Truffaut, La Fuente de la Doncella (1960), de Ingmar Bergman y El Espejo (1975), de Andrei Tarkovsky. Cada una de ellas está situada en décadas distintas y podría decirse que, en sus respectivos contextos creativos, sintetizan y concentran lo desarrollado por el cine hasta ese momento.

El filme de Truffaut fue la eclosión objetiva de la Nueva Ola Francesa y es un regreso a la simpleza en la narración y en la capacidad de observación social a partir de la aventura de un adolescente hastiado de su entorno social y familiar.    

La Fuente de la Doncella, en tanto, precipitó el ingreso del cine de Bergman a una década de preocupaciones existenciales y agnósticas mucho más evidente que lo esbozado en la década previa. En rigor, esta historia ambientada en la Suecia medieval -sobre el asesinato de una joven y la venganza que suscita-, también es una mirada a cierta lógica fría y hermética que moviliza al mundo y a los hombres.

En el contexto de la obra de Tarkovsky, El Espejo reelabora las experiencias de infancia de su director, a partir de una narración alucinante y altamente estilizada que le significó al realizador situarse en un marco de sospecha frente al régimen soviético, en el marco del riguroso patrón estético del realismo socialista.

  • Gorilas y parejas

Como complemento a esta sección, el segmento Clásicos pone el foco en el desarrollo histórico de los géneros más populares y, en ese contexto, en esta ocasión se han programado tres películas completamente diferentes: King Kong (1933), de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack; El Horror de Drácula (1958), de Terence Fisher, y El Suspirante (1962), de Pierre Etaix.

El primero marcó un hito en el desarrollo de la técnica de stop motion -perfeccionando lo ya conseguido por el modelista Willis O’Brien en 1925 con El Mundo Perdido-, y confirmó ampliamente la potestad del cine como creador de espectáculos monumentales. En el caso de El Horror de Drácula, el filme fue el comienzo del ciclo más distintivo de la productora inglesa Hammer y de su director, Terence Fisher, maestro del género y quien entregó a la mitológica galería de criaturas desarrolladas en el cine por Universal un registro más adulto y, en el caso del Drácula encarnado por Christopher Lee, una dimensión abiertamente erótica.

A una gran distancia estética de ambos, el cómico, actor y dibujante francés Pierre Etaix inició su carrera en la dirección con esta cina sobre un tímido y ya maduro estudiante de astronomía con serias dificultades afectivas que intenta desarrollar habilidades para poder encontrar una pareja. Etaix, colaborador cercano de Jacques Tati, elabora su debut en el cine con esta película que se organiza como una comedia de enredos.

  • Dioses y superhéroes

La sección Totalmente Salvaje aporta a los dos focos anteriores un contrapunto necesario que se inclina por trayectoria de las cult movies, es decir, cintas imperfectas que con el tiempo han adquirido una apreciación mayor en núcleos de fanáticos cinéfilos. En esta ocasión la elección de títulos se inclina hacia una hibridación casi improbable de mixturas, géneros, estéticas e ideologías, todas ellas gracias al impulso de creadores que fijaron su territorio en el cine de bajo presupuesto.

En esa línea está Supersonic Man (1979), filme de producción española dirigido por Juan Piquer Simón en donde un superhéroe viaja a la Tierra para salvarla de un villano que quiere destruirla y que es una parodia del personaje creado por Jerry Siegel en 1938. 

En Stunt Rock (1978), del australiano Brian Trenchard-Smith, el doble de acción Grant Page viaja a Los Angles para trabajar en una serie y en el intertanto se une una banda de rock para apoyarlos en el desarrollo de la pirotecnia para sus espectáculos en vivo.

Ator (1982), en cambio, es un alto a los productos de explotación eróticos del italiano Joe D’amato, quien en esta película parodia al género fantástico -como una forma de aprovechar del éxito de Conan, El Bárbaro-, y narra la aventura de un semidios quien inicia una lucha para recuperar su herencia y rescatar a su hermana cautiva, hacia quien desliza algún sentimiento incestuoso.

Películas

La Lección de Cine

  • Los 400 Golpes (1958), de Francois Truffaut. Francia. 16mm. 99 minutos.
  • La Fuente de la Doncella (1960), de Ingmar Bergman. Suecia. 38mm. 89 min.
  • El Espejo (1975), de Andrei Tarkovsky. URSS. 35mm. 107 min.

Clásicos

  • King Kong (1933), de Merian C. Cooper y Ernest B. Schoedsack. 35mm. 80 min.
  • El Horror de Drácula (1958), de Terence Fisher. Reino Unido. 16mm. 81 min.
  • El Suspirante (1962), de Pierre Etaix. Francia. 35mm. 54 min.

Totalmente Salvaje

  • Supersonic Man (1979), de Juan Piquer Simón. España. 35mm. 85 min.
  • Stunt Rock (1978), de Brian Trenchard-Smith. Australia. 35mm. 86 min.

Ator (1982), de Joe D’Amato. Italia. 35mm. 98 min.

Pincha este link para acceder a la programación y reserva de tickets. 

  • #Tags
Comentarios