RíoenLínea
Educación Lunes 14 de Septiembre de 2020 | Publicado a las 08:22 | Actualizado a las 11:22

Organizaciones de Valdivia en desacuerdo con reapertura de colegios: Piden concentrarse en el 2021

Publicado por: Constanza Riquelme
Visitas 2457
Imagen de contexto | Pixabay

Organizaciones de padres, apoderados y asistentes de la educación en Los Ríos criticaron la vuelta a clases de algunos establecimientos educacionales de la región, asegurando que ante el panorama actual ya debiese pensarse en cómo se enfrentará el 2021.

Este domingo se registraron, según la Seremi de Salud en Los Ríos, 46 nuevos casos de COVID-19 en Los Ríos, cifra que se viene a sumar a la alza que se ha ido dando hace ya unas semanas en la zona y que deja a la región como la primera a nivel nacional en variación semanal de casos confirmados, de acuerdo a lo detallado por el MINSAL la jornada recién pasada.

En ese contexto que ha causado preocupación en la comunidad, el retorno a clases presenciales en alguna de sus modalidades de once establecimientos educacionales de comunas de la región (Valdivia, Río Bueno, La Unión, Lago Ranco, Los Lagos), entre escuelas, colegios y jardines infantiles y salas cuna, inquieta a organizaciones de padres, apoderados y asistentes de la educación, quienes consideran que más allá de insistir con la vuelta a las aulas se debiera planificar conjuntamente lo que será el 2021 en términos de educativos.

Javier Tello, Presidente de la Coordinadora de Centros de Padres y Apoderados de Valdivia, entidad que reúne al 80% de los colegios municipales de Valdivia, detalló a RioenLinea que, al igual que en ocasiones anteriores, la Coordinadora mantiene la postura de no volver a clases, lo que se extendería, según el dirigente, hasta el próximo año. Sin embargo, expresó que dado el dinamismo de la pandemia por Coronavirus, aún es incierto el panorama para el año entrante.

El dirigente aseveró que es complejo pensar en un retorno a las aulas, sobre todo en la situación actual respecto al COVID-19 en que se encuentra la región, ya que el mantener las medidas sanitarias, sobre todo en niños pequeños, es un asunto que no podría asegurarse con toda certeza. A esto se suma la preocupación por los funcionarios y docentes de edades avanzadas y que presentan enfermedades de base que los harían parte de los grupos de riesgo.

En este sentido el dirigente expresó, “yo le pregunto al señor Ministro, ¿a quién le vamos a echar la culpa? ¿A un profesor que no se lavó bien las manos y tocó a un niño?, ¿o le vamos a echar la culpa a un niño pequeño que le convidó de su bebida a otro niño?. Esos son aspectos que el Ministerio no ha pensando, porque esto va a suceder”.

Tello aseveró que para los padres y apoderados que representa, el año está terminado y que pese a que han estado buscando instancias de trabajo coordinado con la Seremi de Educación en Los Ríos no han tenido respuestas favorables. Esto, con miras al 2021, ya sea de forma presencial o a distancia.

“Nosotros lo que tenemos que hacer es tomar precauciones y pensar bien qué es lo que se va a hacer el 2021 para que el Estado se haga cargo, si es que no se vuelve a clases presenciales, de pensar cómo se van a hacer las clases online. Ahí es donde nosotros les damos las responsabilidad y decimos que le debe asegurar la conexión a internet a todos los niños”, aseguró Tello.

Por su parte, al ser consultado sobre este tema, el Presidente de una de las organizaciones de Asistentes de la Educación de Valdivia, Jorge Cerón, reiteró que mantienen su postura de no retornar a clases presenciales, más aún cuando los contagios en la región han ido en aumento.

Cerón aseguró que “los establecimientos educacionales deben seguir funcionando para resguardar la salud de los funcionarios y de los estudiantes, así que no estimamos conveniente la vuelta a clases en ningún nivel ni en ninguna condición”, agregando que “no existe la necesidad urgente de que los alumnos vuelvan a clases presenciales. No se va a mejorar en absoluto el aprendizaje ni el rendimiento de los alumnos por estar en clases un par de semanas antes de que termine el año lectivo”.

El dirigente dijo lamentar que no se mantengan reuniones con las autoridades de educación de la zona, sobre todo con miras al próximo año, detallando así que  “el manejo sigue siendo unilateral. Ante una pandemia que es transversal, las soluciones y planificaciones deben ser compartidas. Sobre todo con quienes están  a cargo de dirigir a otras personas”.

Finalmente, comentó que de no tomarse medidas prontamente, el inicio de clases del 2021 podría terminar en una “improvisación”.

Respecto a este asunto, la Presidenta de la Coordinadora de Padres y Apoderados de Valdivia, Paola Nahuelhual, aseguró que lo primero que esperan es que la región retroceda de fase, ante el alza de casos de las últimas semanas, agregando que las autoridades sanitarias y de educación debiesen “retractarse y tomar conciencia de la gravedad de la situación y lo perjudicial que pudiese ser para los menores el retorno a clases presenciales”.

Sin embargo, la dirigente agregó otro punto que, a su parecer, no se ha estado considerando. Según Nahuelhual la necesidad urgente del retorno a clases tiene que ver con “necesidades laborales porque los padres y apoderados deben volver a sus trabajos”, pensando principalmente en las madres.

“Eso es lo que nosotros queremos pedir. Apoyo a esas mamás que no tienen con quién dejar a sus hijos para volver al trabajo, que les den la flexibilidad laboral necesaria y puedan recibir algún apoyo del Gobierno porque al final va a salir más caro que los niños se enfermen, con todo lo que significa esta enfermedad”, aseguró Paola Nahuelhual.

Además, se sumó a las palabras de otros dirigentes, asegurando que “ha sido super poco integral la forma en que el Gobierno ha abordado esto. Hay que ver todas las aristas que son un problema en este momento para las familias, sobre todo para nosotras las mujeres”.

La Presidente de la Coordinadora de Padres y Apoderados de Valdivia finalmente expresó que otro de los aspectos que no se ha estado tomando en cuenta es que durante el inicio de la crisis sanitaria quienes más podían prestar ayuda a las madres trabajadoras, principalmente, eran sus propios padres.

Sin embargo, la dirigente aseguró que el cuidado de los menores por parte de sus abuelos también representa un riesgo para los adultos mayores, quienes podrían estar más propensos al contagio del virus, lo que según Nahuelhual, es lo que espera evitarse a toda costa.

Desde el punto de vista de la salud, el infectólogo Mario Calvo, Director del Instituto de Medicina Interna de la UACh, comentó que uno de los problemas que se presentan es que en Chile no hay experiencia respecto al retorno a clases en comparación a otros países, agregando además que, lamentablemente, la vuelta a las aulas que se ha dado en la región se combinó con la alza de contagios por COVID-19.

Respecto a los niños más pequeños, Calvo aseveró que “uno tiene la idea que son más desordenados y eso sería lo que podría preocupar, sin embargo, tienen algunas ventajas biológicas en cuanto a contagiosidad”, agregando que se ha identificado que los contagios a menores se han producido por contacto con padres contagiados, más que por sus pares en el colegio.

“Tienen una calidad de defensas bastante buena, ante esta complicación que es el cuadro inflamatorio que, habitualmente cuando se detecta precozmente, tiene de buen pronóstico, por lo tanto, en general da la impresión que serían ellos los que pudiesen volver a clases, si es que pudiese volver alguien”, aseguró Calvo.

En tanto, en el caso de los adolescentes, sobre quienes se podría pensar que por la pérdida de contenidos su retorno a las clases urge, el especialista comentó que desde el punto de vista de la enfermedad “los adolescentes son los que más podrían contagiar a otras personas”.

Sobre la fase 4 que se mantiene en Los Ríos, Calvo dijo que”si uno lee el manual del Paso a Paso, se da cuenta que está muy bien hecho en el sentido de cómo ir avanzando, pero no hay ninguna norma de cómo retroceder. Entonces, al menos de acuerdo a lo que tenemos normado en nuestro país, no hay ningún argumento técnico sobre cuándo uno debe ejercer este retroceso”.

“El tema que hay, quizás el más importante, es que uno compara los tiempos de esto como si fuera todos iguales, pero hay cambios que son bastante importantes. El cambio de clima, genera cambios en las costumbres, por ejemplo, a lo que se suma que la percepción del  riesgo de las personas cambia”, comentó el infectólogo.

Sobre lo anterior el especialista aseguró que “al principio había muy pocos casos, pero la gente estaba muy asustada y se encerraba en su casa”, explicando que incluso desde lo psicológico hay situaciones que llevan a las personas a confiarse en que la enfermedad no es grave, por lo tanto, la percepción de riesgo disminuye.

Finalmente aseveró que “de lo que más tenemos que convencernos es de que tenemos que cuidarnos, que hay cosas que podemos hacer y sabemos que cuando las hacemos bien la gente se contagia menos, así que tenemos que entrar en esa mentalidad nuevamente”, concluyó Calvo.

Comentarios