RíoenLínea
Educación Lunes 03 de Agosto de 2020 | Publicado a las 12:04 | Actualizado a las 12:04

MINEDUC estima que más de 4 mil estudiantes de Los Ríos podrían desertar del sistema escolar este año

Publicado por: Constanza Riquelme
Visitas 6659
Imagen de contexto

Los datos dados a conocer por el Ministerio de Educación (MINEDUC) en Los Ríos, detallan que como consecuencia de la suspensión de clases presenciales y otros factores generados por la pandemia, más de cuatro mil estudiantes de la región podrían abandonar el sistema escolar este 2020.

Cerca de 186 mil niños y jóvenes del país, de entre 5 y 21 años de edad, no han completado su escolaridad y tampoco asisten a un establecimiento educacional; número que podría aumentar a casi 270 mil como consecuencia de la suspensión de clases presenciales y otros factores generados por la crisis sanitaria del covid-19.

Para hacer frente a esa situación, el  MINEDUC conformó un grupo de trabajo de expertos y académicos, quienes elaboraron un documento con 15 propuestas presentadas hace algunos días y que tienen como objetivo detectar oportunamente el riesgo de la exclusión escolar, proveer a los establecimientos educacionales herramientas concretas que los ayuden en la retención y la aplicación de medidas para la reinserción de los alumnos que ya se encuentran fuera del sistema.

Según el Ministerio, el trabajo realizado durante este período está centrado, principalmente, en dar recomendaciones para garantizar el derecho a la educación de los niños y jóvenes que presentan mayores riesgos de desconexión con su proceso de aprendizaje y que podrían no volver a reintegrarse a clases en modalidad presencial cuando se retomen las actividades académicas.

Al respecto, el Seremi Tomás Mandiola expresó que “durante 2019, en nuestra región registramos 3 mil 124 desertores del sistema escolar, número que, según las proyecciones del MINEDUC, podría alcanzar los 4 mil 390, lo cual podremos constatar una vez que se produzca el retorno a clases presenciales, para el cual, como lo hemos informado reiteradamente, no hay fecha definida y solo será cuando las condiciones sanitarias lo permitan”.

Propuestas reunidas en torno a cinco grandes temas

La autoridad detalló que las propuestas de la mesa de expertos se agrupan en torno a cinco grandes temas, dos de los cuales son generar un relato común sobre las trayectorias escolares positivas y el rol de los adultos responsables; y generar condiciones para que los distintos actores del sistema escolar puedan realizar un trabajo autónomo y activo en promover trayectorias escolares positivas.

A ellos, se agrega el fortalecer sistemas de detección oportuna de estudiantes en riesgo de exclusión escolar y apoyar a la comunidad educativa en su uso; fortalecer el trabajo en red para enfrentar la multicausalidad de la exclusión escolar, tanto en tiempos de clases a distancia como presenciales; y fortalecer programas existentes de reinserción, reingreso y retención escolar.

Medidas

Entre las principales medidas para evitar el ausentismo escolar se cuenta el envío masivo de SMS, con el objetivo de informar a los padres y apoderados de niños y jóvenes que abandonaron sus estudios en 2020, que aún está abierto el proceso de matrícula; extensión del Sistema de Alerta Temprana (SAT) a todo el sistema educativo; y creación de una herramienta de gestión del contacto que se está sosteniendo con los estudiantes, para poder identificar a quienes no tienen contacto habitual con el establecimiento y las razones por las que esto ocurre.

Junto con lo anterior, está también la generación de reportes periódicos de ausentismo; difusión, a través de redes sociales y una página web, de buenas prácticas en prevención de la deserción; y generación de más espacios de reencuentro educativo para el año 2021 para que niños y jóvenes que se encuentran fuera del sistema retomen sus trayectorias educativas.

Relevancia clases presenciales

Respecto a los perjuicios que genera la suspensión de clases presenciales en la retención escolar, Mandiola detalló que “esperamos que una de las grandes moralejas que nos deje la pandemia sea un consenso transversal sobre lo indispensable e irremplazable que son las clases presenciales para nuestros estudiantes, especialmente para los más vulnerables, y para poder reducir esas indignantes brechas de desigualdad injusta que tiene nuestro país.

“Esto lo digo porque las constantes tomas y paros de años pasados han causado un daño enorme e irrecuperable, especialmente para la educación municipal”, concluyó el Seremi de Educación.

Análisis de la iniciativa

Respecto a este tema, el Director Regional de la Fundación Enseña Chile, Álvaro Sahuenza, valoró, en primer lugar, la medida que busca relevar el rol de la familia en el aprendizaje de los estudiantes. Sin embargo, aseguró que, a su parecer, dicha iniciativa podría ser más efectiva en quienes se mantienen en “peligro” de deserción, pero insertos en el sistema escolar y no para quienes ya lo dejaron.

Respecto a generar condiciones para que los distintos actores del sistema escolar puedan realizar un trabajo autónomo y activo en promover trayectorias escolares positivas, Sanhueza aseguró que la medida es relevante tanto para estudiantes como para profesores. “Por un lado los profesores están con condiciones que en estos momentos no son de las mejores, considerando el trabajo remoto que implica un gran agobio laboral, y por el otro lado están los estudiantes”, detalló.

“En este sentido, uno de los grandes problemas sociales que acarrea todo lo que ha ocurrido al no haber clases presenciales, es la alimentación. A nivel nacional uno de los mayores incentivos para ir al colegio es la alimentación, tener una comida asegurada. Eso hoy en día no se está dando, por lo tanto, también es relevante asegurar esa condición para los estudiantes”, concluyó.

Respecto al fortalecimiento del sistema de detección, el Director de Enseña Chile en Los Ríos, expresó que “conduce a poder evitar a que salgan más niños del sistema educativo que hoy están con alto riesgo. En la Región de Los Ríos, más de la mitad profesores que forman parte de nuestra red no tiene contacto con el 30% o más de sus estudiantes. Lo que es un alto porcentaje y que puede proyectar a futuro un deserción”.

Sin embargo, de las medidas presentadas por el MINEDUC, Álvaro Sanhueza destacó aquella dirigida al acompañamiento masivo para sostenedores y directores de establecimientos educacionales.

“Creo que ahí está la gran herramienta que tenemos que echar a andar, ya que ellos son los líderes de las comunidades educativas, quienes movilizan a todo el cuerpo docente, estudiantes, padres y apoderados, por lo tanto, es importante fortalecerlo”, comentó.

El gran desafío de la Región de Los Ríos

Para el Director de la Enseña Chile en la región, uno de los más grandes desafíos asociados a la deserción estudiantil, no sólo en Los Ríos, sino que en toda la zona sur austral del país, está asociado a la ruralidad, asegurando que este aspecto “no es el problema, el problema es la conectividad”.

Sobre este factor comentó que la situación varía incluso de una comuna a otra de la región, expresando que “de lo que nosotros hemos podido ver, nuestros profesores que están, por ejemplo, en Valdivia, tienen panoramas muy distintos a los que están en comunas como Panguipulli o Lanco”.

“Es un problema de conectividad a las telecomunicaciones, pero también de la proximidad a caminos y carreteras porque para el envío de material o la conexión a una clase online, la posibilidad de contacto con el estudiante es distinta “, añadió.

Finalmente, Sanhueza detalló, respecto a la eventual vuelta a clases de los estudiantes, que “no es sólo ver la parte logística, sino también es abordar el aspecto socioemocional de los estudiantes. Esto ya tiene un costo emocional alto. Creo que para poder volver a los establecimientos, que además va a ser una decisión importante para los estudiantes y sus familias, hay que tener mucha cautela para que la vuelta a clases sea en condiciones seguras y haya tranquilidad en las familias”.

Para el Director de la fundación, es fundamental estar atentos a “cómo llegan los estudiantes después de todo este tiempo de encierro. Algunos pudieron haber tenido una experiencia traumática, otros quizás no tanto, pero es relevante abordar estos aspectos porque vamos a tener cursos que no van a ser los mismos que dejamos a mediados de marzo”.

“Los estudiantes vivieron experiencias distintas y eso no se puede obviar a la hora de enseñar algo”, concluyó Álvaro Sanhueza.

Comentarios