RíoenLínea
Social Sábado 05 de Noviembre de 2022 | Publicado a las 10:09 | Actualizado a las 10:14

La historia de una familia de Mariquina unida por el deporte, el esfuerzo y la Teletón

Publicado por: Nicolás Silva
Visitas 3011
Familia Rojas Quinillao | Captura YouTube Teletón

Una historia cruzada por el deporte, la superación y el esfuerzo, es la que protagoniza la familia Rojas Quinillao, pacientes de la Teletón que dieron a conocer su vida a todo el país.

En el Teatro Teletón y frente a las cámaras se contó la historia de Maritza Quinillao, Juan Pablo Rojas y su hija Antumalén. Maritza fue detectada con osteogénesis imperfecta a los 9 años, un trastorno hereditario que se caracteriza por la fragilidad de los huesos que se fracturan con facilidad.

Por otro lado, a su pareja, Juan Pablo Rojas, le hallaron diplejia espástica, el cual consiste en la dificultad para caminar por la rigidez de los músculos de la cadera y piernas.

Se conocieron gracias al básquetbol en silla de ruedas, disciplina deportiva que apasiona a ambos. Comenzaron una relación y con el paso del tiempo, la unión hizo que formaran una familia. “No estaba en mis planes ser mamá, tenía miedo que sufriera osteogénesis” expresó Maritza en su testimonio. Le dijeron que era de alto riesgo, pero “le dije a la doctora que me quedo con mi hija”.

A las 30 semanas, nació Antumalén, que en sus primeros días de vida sufrió fractura de fémur. Pese a que las noticias en un principio fueron malas, encontraron una solución a través de un medicamento, convirtiéndose en una de las miles de pacientes de la Teletón.

Después de conocerce en la ciudad de Curicó, comenzarón su nueva vida en Mariquina, donde construyeron su hogar y su propio negocio.

Para concluir, Juan Pablo Rojas manifestó que “Teletón nos dio la oportunidad de tener una vida con dignidad. Que no nos vean con pena, sino que vean a dos personas dignas de un hogar, de tener una hija y digna de todo lo que hemos construido“.

Comentarios